Superando a tu ex

julio 23, 2020  |  Mis Articulos

Tras casi dos décadas casados, seis años separados y una hija en común, Melanie Griffith sigue publicando mensajes de amor a su ex esposo Antonio Banderas. 

«Guapo», «Feliz cumpleaños a mi atractivo exmarido. Siempre te amaré», son algunos de los menajes que pone la actriz para acompañar las fotos de antaño.

Luego en el cumpleaños de su hija, puso una foto que decía «Mama, Stella, Papi y MorMor en la velada por el 22 cumpleaños de Stella». Se veía a Banderas con su mano en la pierna de Melanie.

«¿Estás saliendo con mi ex? Wow, me estoy comiendo un sandwich, también quieres las sobras?». ¿Despecho? Sospechamos que está foto podría tener un mensaje, bastante poco sutil, hacía Nicole Kimpel.

Hace unos días puso fotos con todos sus exmaridos, pero a Antonio le puso: Aqui con mi amor Antonio. Besitos. 

Ninguno de estos mensajes fue respondido por Antonio ni por sus otro exmarido, y es que todos están casados con chavitas guapisimas, ella tiene 62 y aunque presume cuerazo, no ha vuelto a tener una relación.

La pregunta que surge de todo esto es… ¿Cuánto tiempo puede llevarte superar a un ex? 

Olvidar, jamás. Siempre recordarás lo que viviste con alguien, pero superar es lo lógico. 

Según algunos estudios, el proceso de duelo de una ruptura puede durar de seis meses a dos años. Y son seis etapas para afrontar la ruptura:

1. La incertidumbre. En ese momento es habitual sentir desconcierto o bloqueo, digamos que es difícil creer lo que ha sucedido. Se siente un vacío, no duermes bien, no tienes hambre. Esto puede durar hasta un mes. Máximo. 

2. El dolor. Aquí se siente tristeza porque no funcionó, por las expectativas no cumplidas y los planes a futuro truncados. Es una falsa sensación de sentir que se ha fracasado. Se sienten ganas de llamarle a la otra persona, de revertir todo. Algunas personas quedan ancladas en esta fase, pudiendo desarrollar incluso una depresión. 

3. La culpa. Hay una necesidad de buscar el sentido a lo que ha ocurrido, una explicación: ¿qué salió mal? ¿quién fue el culpable? ¿qué hice mal?

4. La resignación. Esta es la etapa del adiós. Llegar hasta aquí suele ser el paso más complicado. Es en este momento cuando la persona se siente capaz para decir adiós y acepta que la relación ha terminado. 

5. La reconstrucción. Por fin tienes energía y ganas de estar bien, de salir y conocer gente.

6. La determinación. Sabes que algo murió y que algo nació. Aquí comienza una nueva etapa. El proceso de duelo por la ruptura ha finalizado. Es importante tener presente que las relaciones que han sido importantes para nosotros no se olvidarán nunca, pero ya puedes recordar sin dolor.

LA CIENCIA

Existe un circuito neurológico que fija con más intensidad los recuerdos que fueron incorporados de la mano de un fuerte contexto emocional. Las relaciones importantes están llenas de memorias imborrables, por lo que vivir el duelo en soledad, sentirlo, no necesariamente ayuda a superar el fin de una relación. 

Me preguntarán si se puede pasar de la incredulidad a la reconstrucción, como muchos hacen. Es decir, de cortar la relación a iniciar una nueva inmediatamente. La neurociencia dice que tener una nueva pareja inmediatamente no evita que recuerdes. Quizás estas distraído por momentos, pero el dolor y los recuerdos no desaparecen.

Los expertos del Instituto de Neurología Cognitiva (INECO), han estudiado esto con resonancias magnéticas funcionales (en donde se ve el habla, el movimiento, la sensibilidad) y le llaman «conflicto cerebral», porque por un lado la relación termina pero el cerebro sigue aventando imágenes y reacciones corporales. Es decir, la costumbre, efectivamente es más fuerte que el amor, y el cuerpo está acostumbrado a la relación. 

En el lóbulo temporal hay dos estructuras. Una se llama hipocampo y por allí pasa la memoria declarativa, es decir, desde acordarse qué día es hoy hasta la cara de una pareja. Junto hay otra llamada amígdala, que contiene a la memoria emocional. Para que la información declarativa pase por el hipocampo y se distribuya en el cerebro, debe haber un contexto emocional. Cuando la amígdala detecta ese contexto emocional envía neurotransmisores al hipocampo. Así se incorpora en la memoria como fenómeno de fijación. Si un día se acercó un tipo y te asaltó, siempre que se acerque alguien, vas a reaccionar porque se fijó en tu memoria esa emoción. Es la amígdala que sigue respondiendo con descargas emocionales involuntarias.

Estos recuerdos pueden aparecer como imágenes pero también como olores, sensaciones auditivas y como procesos de pensamiento. Por eso cuando heles una loción, recuerdas a ese novio que la usaba. 

Las mujeres se recuperan antes tras el desamor

Aunque esto es completamente subjetivo, ya que cada cabeza es un mundo. Es verdad que las mujeres se dan el permiso de vivir el duelo, mientras que ellos prefieren saltarse la etapa del dolor, y quieren comenzar a salir con otras, sin que esto necesariamente inhibe esa etapa. 

De hecho se realizó un estudio a más de 5.000 personas de 96 países, en donde se comprobó que las mujeres sufren más intensamente una ruptura.

Si un hombre hiciera las mismas cosas que hace una mujer cuando pasa por una ruptura, la sociedad lo consideraría débil, por eso se les ha inculcado que tienen que tragarse su sufrimiento y seguir adelante así. Y lo que sucede es que pasa y pasa el tiempo, y siguen extrañando secretamente. Mientras que las mujeres, casi siempre, lo lloraron y lo vivieron con tal intensidad, que lo sanaron. 

El caso de Melanie y Antonio parece que va en contra de la ciencia, ya que él inició una relación en cuanto se separó, mientras que ella sigue sola y claramente extrañándolo. Sin embargo, antes de la separación formal, ella ya desfilaba por eventos, coqueteando y posteando mensajes como: «¿Quién cree en el matrimonio?». Independientemente de eso, 20 años se quedan fijados en la memoria, y la voluntad por acariciar ese dolor, ha hecho que el siga atrapada en los recuerdos.


Leave a Reply